fbpx
El gran desastre forestal de los incendios e inundaciones de Australia

El gran desastre forestal de los incendios e inundaciones de Australia

Australia está teniendo una temporada de incendios nunca antes vista.

Desde el mes de septiembre de 2019, aproximadamente 10 millones de hectáreas se han quemado y unos 1.000 millones de animales han muerto en una de las peores temporadas de incendios del país. Los incendios hasta la fecha han dejado un estimado de 28 personas muertas y casi 2.000 hogares destruidos por las llamas. Las llamas naranjas siguen aumentando y arrasando con el terreno sin que bomberos y cuerpos de emergencia puedan hacer algo. El humo es incontrolable y casi no se puede respirar con facilidad. Los científicos temen el daño a largo plazo a muchos ecosistemas sensibles.

Con este panorama tan delicado, es inevitable pensar qué pasará con Australia y con el medioambiente, ya que esto aumenta la temperatura, la contaminación, menos especies animales que posiblemente han desaparecido y otras a punto de hacerlo así como otros factores importantes, y el gobierno del país no hace lo suficiente para parar esta tragedia, la ONU actúa con pasividad y otros países solo ayudan de forma muy aislada.

Las causas de estos incendios se deben a varios factores que se han unido como si fuera un complot de la naturaleza para con nosotros los humanos que no hacemos nada por evitar el cambio climático, sino que, al contrario, seguimos sumergidos en una burbuja caprichosa que nos evade de la verdadera realidad en la que estamos viviendo.

Los incendios iniciaron en medio de una ola de calor récord

Los incendios comenzaron de varias maneras: algunos por un rayo, algunos por acciones humanas, incluido un incendio provocado. Sin embargo, son las condiciones climáticas las que proporcionan suficiente combustible para que los incendios crezcan y se propaguen. Antes de que iniciaran los incendios, Australia ya estaba soportando el año más caluroso y seco de su historia. Es verano en el hemisferio sur, y el calor sigue subiendo, los días 4 y 5 de enero, Sydney experimentó su temperatura más alta registrada en toda su historia.

El cambio climático es en parte culpable. Pero también lo es la variabilidad climática.

Las altas temperaturas de este verano y los incendios posteriores están relacionadas con el cambio climático, que impulsa las tendencias de calentamiento a largo plazo y hace que este tipo de eventos sea más severo. Australia también se enfrenta a una grave sequía, provocada por tres inviernos seguidos con muy poca precipitación. Con condiciones de sequía, hay menos humedad que se evapora en el calor, un fenómeno que generalmente tiene un efecto de enfriamiento.

Pero la geografía del país también es un factor, así como la desafortunada alineación de algunos patrones climáticos a corto plazo.

Una señal de que se avecinaba una gran ola de calor era que el Dipolo del Océano Índico, el ciclo del gradiente de temperatura entre las partes oriental y occidental del Océano Índico, estaba en su fase positiva en 2019. Eso provocó mucha menos lluvia sobre Australia como vientos predominantes. empujó la humedad acumulada sobre el Océano Índico lejos del continente en la primavera.

Otra campana de alarma fue el modo anular del sur (El Modo Anular del Sur (SAM), también conocido como Oscilación Antártica (AAO), describe el movimiento norte-sur del cinturón de viento del oeste que rodea la Antártida, dominando las latitudes medias y altas del hemisferio sur). Esto describe el movimiento del cinturón circular de viento alrededor de la Antártida a medida que se desplaza hacia el norte o el sur. Está en su fase negativa en este momento, trayendo condiciones secas a Australia. Y aunque las lluvias monzónicas anuales de Australia en la parte norte del país dieron un golpe devastador en febrero, causando inundaciones peligrosas en el estado de Queensland, también se retrasaron este año. Eso permitió que se acumulara más calor en la parte central del país.

La temporada de incendios de Australia es cada vez más larga y peligrosa

Los incendios forestales son una parte natural del ecosistema en Australia. Muchas plantas y otros organismos incluso dependen de los incendios regulares para germinar, reciclar nutrientes y eliminar la descomposición. Dicho esto, el clima se está volviendo más cálido debido a las actividades humanas. Y ese calor adicional aumenta la probabilidad de incendios.

La temperatura de Australia ha incrementado un poco más de 1°C desde 1910, lo que ha llevado a un aumento en la frecuencia de los eventos de calor extremo, según el informe del Estado del Clima de 2018 de la Oficina Australiana de Meteorología. Esto también ha provocado más precipitaciones en el norte de Australia, pero menos en el sureste, donde vive la mayoría de los australianos y donde se están produciendo algunos de los incendios más intensos.

Es posible que estos incendios no sean 100% atribuibles al cambio climático. Pero puede mirarlos y, al menos, ver una visión del futuro: los científicos esperan ver incendios forestales más extremos en Australia en la última parte de este siglo.

Australia es uno de los lugares de gran biodiversidad del planeta y millones de plantas y animales están en peligro

Australia es uno de los lugares de gran biodiversidad del planeta y millones de plantas y animales están en peligro

Australia es uno de los grandes lugares de biodiversidad en el mundo. Este continente estuvo aislado del resto del mundo durante millones de años, lo que permitió que la evolución tomara caminos nuevos y extraños, y hasta hace poco, con poca influencia humana. Alrededor de 244 especies de mamíferos se encuentran solo en Australia. Antes de los incendios, su gran diversidad de vida ya estaba amenazada debido a las especies invasoras, la destrucción del hábitat y el cambio climático, según la Agencia de Investigación Científica de Australia, CSIRO. Ahora, los ecologistas temen graves consecuencias ecológicas por la quema de tanta tierra a la vez.

Todo el concepto de un ecosistema se trata de conectividad, dice Manu Saunders, ecologista de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia. En bosques enteros hay millones de individuos y cientos de especies diferentes en esos bosques que dependen unos de otros. Y si pierdes uno, es como un eslabón en una cadena, entonces pierdes los otros a los que está conectado. La pérdida aquí es casi difícil de comprender. Ahora se estima que la asombrosa cifra de 1 billón de animales está muerta, aunque hay mucha incertidumbre en esa cifra. Muchos animales salvajes y algunos animales de granja han sido literalmente calcinados por las llamas. Podemos ver la evidencia con nuestros propios ojos: imágenes inquietantes de canguros y koalas quemados y videos de animales muertos a los lados de las carreteras, han circulado en línea durante la semana pasada.

Independientemente de los números exactos, esta es una crisis para la biodiversidad en Australia, que es el hogar de algunos de los animales más distintivos de la Tierra, como los marsupiales. Pero no se trata solo de animales carismáticos como los koalas (de los cuales alrededor de 8,000 han muerto, mientras que otros están desesperados por agua). Incluso la pérdida de insectos es importante. Estos son absolutamente importantes para la función del ecosistema, dice Saunders. Y también están en peligro. Ellos son los que construyen ecosistemas desde cero. Descomponen la materia en descomposición, airean el suelo, polinizan las plantas, que luego crean los bosques. Los invertebrados son los que están estructurando esos sistemas, a pesar de que pueden ser invisibles, o no pensamos mucho en ello.

Hay mucho humo

El humo es tan abundante que NOAA informa que está en el proceso de circunnavegar el planeta, apareciendo en América del Sur después de ser empujado allí por el viento.

El humo es un peligro en sí mismo. Es un contaminante irritante que exacerba las enfermedades respiratorias y los problemas cardíacos. Las partículas finas del humo y el hollín pueden ser más pequeñas que 2.5 micrómetros, lo suficientemente pequeñas como para alojarse en las grietas de los pulmones y pasar al torrente sanguíneo.

La mayor amenaza para la salud del humo proviene de partículas finas, explica la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. Estas partículas microscópicas pueden ingresar a los ojos y al sistema respiratorio, donde pueden causar problemas de salud como ardor en los ojos, secreción nasal y enfermedades como la bronquitis. Las partículas finas también pueden agravar las enfermedades crónicas del corazón y los pulmones, e incluso están relacionadas con muertes prematuras en personas con estas afecciones.

La vida de miles de personas está siendo interrumpida, y la respuesta del gobierno no ha sido la esperada para estos casos

El ritmo de destrucción de la vida silvestre de Australia es sorprendente. Miles de personas también están sufriendo. Se han declarado estados de emergencia en varias ciudades. La fuerza de extinción de incendios de Australia está compuesta en gran parte por voluntarios, muchos de los cuales han tenido que dejar de ir a sus trabajos habituales para combatir los incendios. Su trabajo ha sido muy difícil. El ritmo al que se han extendido los incendios forestales y el fuerte humo posterior han dificultado el acceso y la evacuación de algunas comunidades a los servicios de emergencia, lo que a veces obliga a los residentes a huir a las playas y otros cuerpos de agua para evitar el impacto y esperar el rescate.

El gobierno de Australia creó una nueva Agencia Nacional de Recuperación de Bushfire para ayudar a financiar el alivio de incendios y los pagos autorizados a los bomberos voluntarios, algunos de los cuales ahora han pasado meses de servicio.

Sin embargo, los líderes electos de Australia se han mostrado reacios a enfrentar las contribuciones del país al cambio climático, un factor importante en los incendios forestales. Australia es el mayor exportador mundial de carbón y los dos principales partidos de Australia están buscando el apoyo de la poderosa industria minera del país. El primer ministro Scott Morrison, en particular, se ha negado a conectar los puntos entre la dependencia de Australia del carbón, sus emisiones de gases de efecto invernadero, los incendios en curso y las consecuencias para los australianos.

El desastre no terminará cuando se extingan los incendios

El desastre no terminará cuando se extingan los incendios

Más allá de la destrucción inmediata de los incendios forestales, los australianos se enfrentan a otros riesgos para su bienestar, que persistirán mucho después de que los incendios se hayan calmado. El estrés de perder sus hogares, medios de vida, mascotas, seres queridos y otras cosas, puede ser difícil de manejar. Como siempre en un desastre natural. Después de un desastre mayor, los estudios encuentran un aumento del 5 al 15 por ciento en la incidencia de problemas de salud mental entre los sobrevivientes.

La crisis ambiental tampoco termina cuando se apagan los incendios. Cuando llegan las lluvias, todos los escombros carbonizados del fuego pueden llegar a las fuentes de agua dulce y contaminarlos tanto para la vida acuática como para el consumo humano.

En tierra firme, los animales continuarán sufriendo también. Habrá muertes continuas como resultado del hambre, no habrá nada para comer, y la falta de refugio, dice Sarah Legge, una ecóloga de la Universidad Nacional de Australia que estudia cómo las especies responden al fuego. Ella dice que los depredadores salvajes, como los gatos y los zorros, se sentirán atraídos por las áreas quemadas y limpiarán todos los animales nativos que quedan allí en los próximos meses.

Conclusión

Esta catástrofe medioambiental debería servir para que los países fortalezcan los acuerdos hablados en el COP25 y planificar acciones concretas e inmediatas. Esto que está sucediendo en Australia irá incrementando cada año, en otros lugares serán inundaciones, terremotos, volcanes, etc. Debemos pensar en qué queremos convertir el único planeta que tenemos y que nuestros hijos, sobrinos, nietos, no vayan a sufrir las consecuencias de nuestra ignorancia, soberbia y falta de socialización que tenemos los actuales residentes del Planeta Tierra.

¡Empecemos ya sin excusas!