fbpx
Las empresas turísticas saben que todo está cambiando, ahora buscan un turismo más verde

Las empresas turísticas saben que todo está cambiando, ahora buscan un turismo más verde

Todos somos conscientes del gran impacto que ha tenido el turismo y los viajes; siendo esta la oportunidad perfecta para potenciar las vacaciones sostenibles y verdes.

El mundo es como si se hubiera parado, hoteles vacíos, aviones sin surcar los cielos y lugares de gran atracción turística desérticos. El turismo ha sido una de las industrias más afectadas mundialmente por el COVID-19. Según la OMT (Organización Mundial del Turismo), se estima que este año podría reducir el turismo en un 80% en comparación con el año 2019 y más de 100 millones de personas están amenazados por cese en sus trabajos.

A medida que se reactiva el turismo del bloqueo y las fronteras tímidamente se van abriendo, muchos profesionales en este sector se preguntan si esta es la oportunidad esperada para reestructurar y reconstruir el turismo, a uno más sostenible y verde.

En España las predicciones son bastante desalentadoras, esto es debido al pesimismo del sector y a la falta de visión y ganas de cambio. Las circunstancias cambian y no a mejor, por eso ya estamos revisando los números, reconoce José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur. En el turismo la crisis irá para largo y no acabará con el confinamiento, ya que se mantendrán restricciones de los Gobiernos sobre cómo y cuándo se podrá viajar. Mi sensación es que este año está perdido casi al completo, argumenta Juan Ignacio Pulido, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Jaén. El sector podría perder más de 90.000 millones, asegura Juan Molás, presidente de la Mesa. Las pérdidas de estos meses no se recuperarán, sostienen fuentes de la CEOE.

En comparación a otros países que este sector visualiza nuevas oportunidades de cambio y de crecimiento, además de moldearse a las nuevas circunstancias. Las cosas necesitaban cambiar. Es una oportunidad para todos, desde las juntas turísticas hasta los operadores turísticos, para restablecer y ver cómo las cosas pueden ser mejores, para el planeta, para las comunidades locales y para los viajeros. Por supuesto, es completamente devastador, pero también ha proporcionado una oportunidad muy necesaria para la introspección, dijo Sam Bruce, fundador de Much Better Adventures, cofundador del grupo de campaña Tourism Declares a Climate Emergency.

En Barcelona, sus calles vacías de turistas han hecho que las empresas locales y la oficina de turismo reevalúen también sus prioridades. Aunque no podíamos continuar a la velocidad que eran las cosas, esto nos está mostrando que ningún turista tampoco es bueno, tiene que haber una manera más moderada, dijo Mateo Asensio, de la oficina de turismo de Barcelona. Nuestra primera tarea es hacer que los lugareños vuelvan a la ciudad, luego al mercado nacional y a nuestros vecinos. Cuando el mercado internacional regrese, nos centraremos más en sectores específicos. Es una oportunidad para cambiar las reglas.

El mayor temor que las personas están experimentando en este distanciamiento social y de la nueva normalidad es a las multitudes, a los lugares concurridos y al futuro de las aerolíneas que están en la balanza que deben adaptarse a las nuevas reglas y las empresas turísticas deben redefinir los aforos para que nuevamente haya confianza en los turistas.

Remodelación de las ciudades en favor de los ciclistas y peatones

Otros cambios que se están viendo en este tiempo es la remodelación de las ciudades en favor de los ciclistas y peatones. En Atenas se está acelerando los planes para un centro histórico sin coches, Berlín está introduciendo 22 kilómetros de nuevos carriles bici, y París también está aumentando notoriamente sus carriles bici para aliviar la posible aglomeración de personas.

Los destinos mundiales que actualmente están en aumento son áreas remotas, rurales y costeras, lugares que están siendo visto por los turistas como seguros. Seguramente pasará más tiempo para que las ciudades recuperen la confianza.

Los CEO's de las grandes empresas de turismo en el mundo se ponen de acuerdo en que los consumidores están preocupados por su seguridad y la de su familia y que están empezando a centrar en la tranquilidad. Están promoviendo áreas que eran poco habituales pero que ha estado teniendo gran éxito en este tiempo por percibirse como zonas seguras. Esto es el inicio de una reconstrucción del turismo que lentamente se va reactivando y que lo que se busca es mantener contentos a los residentes, visitantes y empresas que dependen de los turistas; estos se deben ir adaptando a los nuevos parámetros, es todo un acto de equilibrio.

Los progresos que se están logrando con el turismo sostenible probablemente al principio se irán a la inversa, ya que las personas que evitan el transporte público en favor de los viajes en coche y las medidas de control de infecciones que conducen a más plástico de un solo uso.

También es cierto que muchos operadores turísticos creen que la pandemia podría generar un cambio positivo en el comportamiento de los clientes. James Thornton, director ejecutivo de Travel dijo: Durante este período de hibernación hemos visto el beneficio para la naturaleza y el clima – peces vistos en el agua más clara del canal de Venecia, el Himalaya visible en la India – y la gente ha tenido tiempo de reflexionar. Creo que los clientes serán más conscientes del impacto de los viajes en el medio ambiente y las comunidades que visitan, y tomarán decisiones más consideradas.

Un enfoque renovado en los viajes, incluyendo viajes en tren, ciclismo y senderismo, así como mantener las experiencias tan locales como sea posible y ofrecer más salidas fuera de temporada son parte de los planes post-Covid, con viajes de naturaleza y bienestar lejos de las multitudes.

Viajes en tren, ciclismo y senderismo

Jöst Colombia es una startup nueva que ha visualizado el turismo colombiano desde la perspectiva de los turistas que viajan a este país, buscando nuevas experiencias, además de los paisajes y lugares fantásticos que tiene Colombia, algunos aun sin explorar turísticamente. Se han lanzado a crear nuevas aventuras en destinos remotos para ayudar con la recuperación de la economía y con la esperanza de ayudar a todas las familias que de cierta forma mantienen sus hogares con trabajos indirectos como la venta de artesanías, comida autóctonas y guías en las rutas históricas, fauna y flora abundante en este país. Rubén Camarero, CEO de Jost dice: En Jöst estamos viendo la forma de difundir el turismo a zonas que realmente se beneficien. Pero tiene que hacerse de una manera correcta. Corremos el riesgo de una gran afluencia de personas a lugares remotos que no están preparadas y podrían aprovecharse., tenemos la esperanza de que surja un nuevo turismo y más lento, pero la recuperación debe ser lo suficientemente lenta para que este sector tome las decisiones correctas a medida que va avanzando.

La gente volverá a viajar, no sabemos cuándo, pero sabemos que lo harán. Si estamos seguros de que será más sostenible. Hay que tener en cuenta que la aviación representó el 2% de las emisiones globales de carbono en 2019 y fue uno de los contaminantes de mayor crecimiento. Con las aerolíneas en tierra, las emisiones de la aviación disminuyeron alrededor del 60% a principios de abril en comparación con 2019, según la revista Nature Climate Change.

Los activistas de Greenpeace a Flight están exigiendo que los rescates a las compañías aéreas vengan con estrictas condiciones sobre el futuro impacto climático reinventando las aerolíneas mundiales. Pero en una carrera por la recuperación económica del sector donde los vuelos deben ser verdes usando combustible renovable, la reconstrucción de la industria aérea en cuanto al cambio climático y los problemas de aviación, podrían quedar en el tintero.

Remodelación de las ciudades en favor de los ciclistas y peatones

Es probable que aumenten los precios de los vuelos a largo plazo, ya que el dónde y cómo viajamos ha tenido que cambiar y esto podría moldear las normas. Muchas personas realizaban descansos cortos pero intermitentes durante el año, pero la clave para un turismo sostenible es realizar menos vuelos, haciendo las vacaciones más largas y menos frecuentes, con más tiempo para conocer un lugar y disfrutar de un solo sitio.

Sea cual sea el rumbo que tome el turismo, es poco probable que los viajes sean iguales a los que se hacían días previos al Covid-19. La clave es que la industria del turismo encuentre por fin un nuevo camino para adaptarse a un mercado global nuevo, que poco a poco irá descubriendo nuevas opciones para mejoradas, aunque si es cierto que es difícil predecir si la sostenibilidad puede estar en el corazón de un nuevo modelo de turismo.

El turismo será más pequeño, y por lo tanto más sostenible en sí mismo. Menos vuelos significa menos C02, menos huéspedes significa menos desperdicio, y habrá mucho más enfoque en el localismo, al menos inicialmente, dijo Graham Miller, profesor de sostenibilidad en los negocios de la Universidad de Surrey.

Sin embargo, queda por ver cómo cambia la naturaleza del producto. Hay enormes intereses creados para afrontar, como la industria de cruceros en diferentes países europeos y las grandes empresas, pero tenemos la sensación de que es el momento que hemos estado esperando. Si vamos a rediseñar el turismo, esta es la mejor oportunidad que podemos tener.